“Educación para el trabajo, la ciencia y la virtud”.

Una propuesta para la formación integral del ciudadano del siglo XXI

El Liceo Rodrigo Arenas Betancourt es una institución privada de confesión católica. Los fundamentos filosóficos están enmarcados en los principios y valores del Evangelio.

La Institución persigue una formación integral que favorezca el desarrollo pleno de la persona, con sus inmensas riquezas, sus posibilidades y sus límites, sus relaciones y sus dimensiones.

Una educación, que partiendo del individuo mismo satisfaga sus necesidades, lo personalice; y construyendo su identidad lo encuentre del otro, para que estableciendo “Un nosotros” se socialice y cree sus instituciones sobre valores perennes y sentimientos de respeto, tolerancia, fraternidad e igualdad. Busca potenciar el desarrollo del estudiante en sus aspectos personal y Personal: Como el crecimiento del hombre en sus valores y la integración de su personalidad como ser único e irrepetible.

Social: Comprometido con la labor de propiciar cambios en el contexto donde vive.

 

AJUSTE PROYECTO EDUCATIVO INSTITUCIONAL:

El año 2004 se convierte en una año significativo para la institución, cuando logra su primera promoción de Bachilleres, sin embargo el seguimiento a egresados en ese año y siguientes ha mostrado las dificultades que tienen nuestros jóvenes para continuar sus estudios profesionales o para vincularse de manera exitosa a la vida laboral. Estas razones nos motivan a explorar diferentes alternativas para enriquecer nuestro proyecto educativo con experiencias significativas en formación que ofrezcan a nuestros bachilleres más y mejores herramientas para enfrentar un contexto tan competido y difícil como lo es el contexto laboral en nuestro país.

Dentro de dicha exploración hemos encontrado en el programa de articulación por competencias laborales que ofrece el Servicio Nacional de Aprendizaje SENA, una opción concreta y posible para iniciar el proceso de acercamiento y construcción de una cultura para el trabajo que permita reorientar nuestro proyecto pedagógico.

Así mismo, estamos explorando con algunas universidades y la Universidad Nacional a Distancia, para que nuestros estudiantes se puedan preparar para el trabajo a partir del grado Noveno, en horas continuas a sus clases para que puedan iniciar una carrera Técnica Profesional sin suspender su ciclo de Bachillerato Académico; Grado Once.